Bodas en paradores: Celebra tu segunda nupcia de forma más romántica

En muchas ocasiones cuando me reúno con los novios para dar forma a la boda de sus sueños, una de sus principales preocupaciones es la elección del sitio donde van a celebrar su boda. Cuando te casas en segundas nupcias valoras mucho la atención a los detalles y el significado de cada cosa elegida para que forme parte de ese día tan especial para vosotros. Por eso, la búsqueda del sitio que sea el marco de tu boda no es una cuestión más, es uno de los pilares sobre los que girará el diseño y planificación de vuestra boda. Es cada vez más común que las segundas nupcias sean bodas más íntimas y con encanto donde la experiencia de los invitados marca la diferencia. Y es aquí donde una opción perfecta es la celebración de bodas en paradores.

Bodas familiares para convivir y disfrutar

Las bodas en paradores constituyen una vuelta a las bodas familiares donde en un mismo sitio se celebra la ceremonia y posterior convite con los invitados. 

Este tipo de bodas te puede dar la genial opción de que todas las personas que vayan a acudir a la boda puedan alojarse en el mismo espacio durante el fin de semana de la fecha de la boda. 

Que los invitados puedan alojarse en el mismo sitio donde se celebra la boda desde la noche antes potencia el toque familiar y cercano de tu boda. Convivir con familiares y amigos el  día previo, e incluso el desayuno postboda supondrá una experiencia única tanto para vosotros  como los invitados.

Entorno espectacular para bodas personales

Los paradores suelen estar en entornos privilegiados paisajísticamente y presentan unas características arquitectónicas y decorativas que lo convierten en una ubicación de ensueño para aquellos novios que busquen bodas especiales alejadas de la bulliciosa ciudad.

Si decides celebrar tu boda en un parador, podrás disfrutar de parte de la historia de la ciudad en la que te cases pues el parador suele ser un castillo, fortaleza medieval, pazo, palacios, monasterios, etc.…Ubicaciones espectaculares cargadas de simbolismo e historia que no dejarán indiferentes a tus invitados.

Para los que optéis por una boda religiosa muchos paradores disponen de Iglesia para poder oficiar la ceremonia en el mismo parador. Si decides casarte por lo civil, los paradores son enclaves únicos con jardines, terrazas o patios interiores espectaculares.

Exclusividad para tu boda

Si te encanta la idea de centralizar en un mismo sitio el alojamiento de los invitados junto con la ceremonia, y posterior celebración de la boda, celebrar tu boda en un parador es la mejor opción.

Además, los paradores ofrecen la posibilidad de cerrar el establecimiento exclusivamente para vuestra celebración un plus de confort, familiaridad e intimidad para los invitados y contrayentes.

Actividades únicas, recuerdos inolvidables para tus invitados

El reunir a familiares y a amigos durante un fin de semana en el entorno único de un parador te da muchas posibilidades para personalizar vuestra boda, más allá de la celebración de la misma.

Puedes ofrecer a tus invitados una serie de actividades culturales y/o visitas turísticas para que conozcan mejor la zona donde se ubica el parador, su historia y sus costumbres. 

Tus invitados valorarán enormemente el hecho de que además de acudir a tu boda, hayan podido hacer algo de turismo.

La gastronomía, una experiencia para los cinco sentidos

Además de poder disfrutar del entorno, paisaje y la historia, puedes ofrecer a tus invitados la noche previa a tu boda una cena especial de bienvenida donde los deleites con los platos típicos de la gastronomía de la zona.

Dar la bienvenida y recibir a tus invitados con una cena especial que les permita, desde un primer momento mimetizarse con el ambiente, y conocer a otros invitados los hará sentirse muy especiales.

Este tipo de cena de bienvenida os relaja a los novios la noche previa al disfrutar de un ambiente distendido; y a vuestros invitados les permite conocer al resto de invitados lo que favorecerá que el ambiente, y la complicidad entre ellos al día siguiente sea estupenda.

La creatividad al poder en las bodas con paradores

Cuando los novios deciden celebrar su boda en un parador contamos con una dosis extra de creatividad e imaginación para jugar con el estilo decorativo de la misma.

Al encontrarnos en lugares privilegiados marcados por el paso de la historia y con unas características arquitectónicas significativas disponemos de una gran fuente de inspiración a la hora de trabajar el estilo decorativo y ambientación de la boda.

La decoración floral, iluminación, elección de la mantelería, confección del menú, elección del traje de novia… Todo ello se puede ver impregnado de la magia de elegir un parador como el sitio ideal para vuestra boda.

El paisaje y la posibilidad de jugar con varios emplazamientos dentro del mismo parador y tener un sitio especial para la ceremonia, y un sitio amplio y cómodo para la posterior celebración son factores que ayudan muchísimo a la hora de pensar en cómo se va a planificar el desarrollo de la boda.

Romanticismo a flor de piel

Si tuviera que poner un adjetivo para las bodas en paradores diría que son las bodas más románticas.

Espacios esplendorosos donde las novias parecen auténticas princesas, y donde la experiencia, y vivencias de los invitados convertirán ese día en inolvidable para todos ellos.

Las bodas en paradores son muy especiales y personales, no solo por el entorno, sino por todo lo que puedes ofrecer a tus invitados y familiares. Si te casas en segundas nupcias y tienes claro que quieres celebrar tu boda en un sitio muy especial, y que tus invitados vivan la boda como un fin de semana inolvidable, ponte en contacto conmigo y haremos realidad el sueño de casarte en un parador.

Compartir:

Reader Interactions

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

nineteen − thirteen =

Soy Begoña fundadora de Love at Forty

Llevo trabajando más de doce años en empresas del sector privado, concretamente en el sector financiero,  con presupuestos, viabilidades económicas  de proyectos, manejando plazos de entrega y gestionando un gran estrés en épocas de cierre de año. Mi vena “Planner” es mi punto fuerte y se gestionar muy bien todo tipo de situaciones de estrés sacando el máximo partido a un presupuesto y el trabajo que ello conlleva.

No te lo pierdas

Apúntate a mi newsletter para recibir las últimas noticias de LOVE AT FORTY 

Categories