Soluciones a los imprevistos de una boda, la gran pesadilla de las novias

La pesadilla de todas las novias. ¿Y si el día de mi boda pasa algo que la arruine?  Seamos sinceros. Imprevistos en las bodas ocurren, pero lo importante es (si ya no hay manera de anticiparse a ellos) la capacidad de reacción y una solución eficaz que lo solvente. 

Una Wedding Planner puede ser tu mejor salvación

La lluvia, que los invitados se pierdan por el camino al banquete, que algún invitado beba más de la cuenta. Proveedores que llegan tarde o incluso aplazamientos o cancelaciones, son cosas que pueden estropear tu gran día o amargarte la planificación del mismo. 

Lo que tenéis que tener en cuenta es que, aunque todo esté planificado hasta el más mínimo detalle, revisado semanas antes y organizado durante meses, este tipo de imprevistos de una boda pueden ocurrir, ¡ y en la tuya también! Pero lo más importante es no perder la calma y actuar con rapidez cuando ya nos han sobrevenido. 

Si cuentas con una Wedding Planner que te ayude en la coordinación de tu día, ¡estás salvada! . Su misión ese día, entre otras cosas, será ocuparse de todo lo relativo a pequeños y/o grandes imprevistos que puedan ocurrir. Procurará que vosotros ni os deis cuenta porque su objetivo será que disfrutéis de vuestro día y que no perdáis la magia ni un solo instante.  

¿Y si no le queda más remedio que informaros de la situación? ¡No os preocupéis porque no os planteará el problema sino la solución para la toma de decisiones! ¿No pensáis que la tranquilidad y despreocupación que conlleva la inversión en un servicio de coordinación en un día como el de vuestra boda bien merece el dinero que vais a pagar? El problema es que muchas veces los novios se dan cuenta una vez finalizada su boda y desde la perspectiva del tiempo transcurrido, cuando, desgraciadamente, no hay vuelta atrás. 

Te estarás preguntando qué es eso que puede pasar en una boda que pueda hacer tambalear la puesta en escena de la misma, y que tu boda pase de ser uno de los mejores días de tu vida cargado de ilusión a ser un día de sobresaltos y de angustia, vivido con incertidumbre y preocupación (en mayor o menor medida). 

Soluciones a los 5 imprevistos de una boda más comunes de una boda

La casuística de imprevistos de una boda es muy variada como te comenté anteriormente. En este artículo me gustaría definirte los cinco imprevistos que, por regla general, suelen ser bastante comunes en las bodas y ¡no lo hago para asustarte, lo hago para ayudarte! Si sigues, a estas alturas leyendo este artículo es porque en algún momento de la planificación de tu boda te has imaginado que algo podría salir mal … así que sigue leyendo porque esto te interesa. 

1. La lluvia

¡Empezamos por un clásico! ¿Quién quiere que le llueva en su boda? ¡Nadie! Si la probabilidad de lluvia acecha en tu día no te pongas nerviosa ¡haz de esa inclemencia un aliado para hacerla aún más especial! Te aconsejo que revises varias apps de meteorología días antes de la boda ¡no te fíes sólo de una!  Pon en marcha el plan B con tu espacio (si tienes Wedding Planner ella sabrá qué debe hacer). Si tienes tiempo hazte con un rincón de paraguas para que tus invitados los utilicen en las zonas descubiertas ¡te lo agradecerán y si los personalizas podrá ser un bonito regalo

¿Y si se prevé una ola de calor?  Si te da tiempo a organizarlo monta un corner de bebidas fresquitas bien decorado y ofrece abanicos y sombreros a tus invitados ¡incluso podrías regalarles ventiladores de mano para que no pasen calor! ¡a original no te ganaría nadie! Cuenta con tu Wedding Planner para organizar estos pequeños imprevistos meteorológicos para que no te quiten el sueño y puedas vivir con tranquilidad los últimos días previos a tu boda. 

2. ¿Y qué hacemos con los niños?

Quizás en un principio pensaste en que irían a tu boda menos niños, pero ahora se han juntado más de la cuenta. ¿Cómo tenerlos controlados? ¡No pasa nada! Invertir en una empresa que pueda cuidarlos por horas y los tenga entretenidos es invertir en tranquilidad para vosotros y para sus padres, tus invitados. Podrás disfrutar de ellos mucho más tiempo ya que sus hijos estarán entretenidos y ellos menos cansados y los niños lo pasarán en grande con juegos adaptados a su edad y bien vigilados. ¡Todos saldréis ganando!

3. Kit de emergencias

Hay una serie de imprevistos que podemos meter en el cajón de “variados”: ¿qué pasa si la novia se mancha el vestido antes de llegar a la Iglesia o durante el cóctel?, ¿y si se cae un botón del chaleco del novio?, ¿y si las medias de la novia se rompen en el momento más inoportuno? O lo que es peor, le roza un zapato a la madrina que le impide caminar y disfrutar bailando el resto de la boda? ¿y si de repente se cae un adorno del salón o con las prisas el padrino se ha olvidado los anillos en casa? ¡No pasa nada ¡Las Weddings Planners contamos con un extenso kit de emergencia que son nuestro mayor tesoro los días de coordinación de bodas! ¡Nos han salvado de muchas! Y es que la experiencia es un grado y por ello hemos ido invirtiendo en todo tipo de utensilios y “cachivaches” super útiles que nos han sacado a nosotras y a nuestras parejas de más de un apuro. 

4. ¿Y si un proveedor no se presenta?

El sector de las bodas está lleno de gente talentosa y responsable con su trabajo, pero como en todos los gremios hay excepciones. Como Wedding Planner puedo decir que a mí nunca me ha pasado, pero ¿sabes por qué? Porque me he rodeado de profesionales que trabajan con el mismo objetivo de satisfacción al cliente y perfección en su trabajo que yo. Esto hace que aconsejen a mis parejas sólo proveedores “testados”. Es decir, con los que he trabajado y son de mi total confianza. Y si bien no he tenido la ocasión de trabajar con ellos por cualquier circunstancia, me consta que trabajan en la excelencia. Ellos te darán un servicio acorde a las expectativas para que el trabajo en equipo salga adelante.

Y si le ocurre un imprevisto ajeno a su voluntad el día de la boda? ¡Deben darte una solución y restituir su servicio en las mismas condiciones de contratación! Si te ves en la tesitura de que no te da solución alguna, lo más probable es que sea porque lo has contratado por tu cuenta. Pero si cuentas con una Wedding Planner en tu coordinación seguro que ella te ayuda a solucionar el problema. Y sin agobios, después de la boda con tranquilidad, podrás depurar futuras reclamaciones. 

5. ¿Y si tenemos que aplazar o cancelar la boda?

La situación de pandemia que hemos vivido en 2020 y que, por desgracia, seguimos viviendo ha hecho que esta circunstancia haya pasado de ser un imprevisto a ser algo más bien “previsto” y más que factible. Esto no sólo puede pasar con una situación sanitaria excepcional como la del COVID19, sino que puede pasar si un familiar cercano enferma gravemente o alguno de vosotros le pasa algo que impida la celebración de la boda en el día y lugar acordado. ¿Y si el compromiso se rompe?, ¿qué pasa con la boda en todos estos casos?  Desde Love at Forty nos hemos puesto en la piel de nuestras parejas y hemos creado un servicio específico de asesorías para aquellas parejas que se ven envueltas en esta situación para nada agradable: llamadas a proveedores, gestión de devoluciones, confirmación de nueva fecha, comunicación a los invitados … son sólo algunas de las muchas tareas que deberéis hacer si esto os ocurre. 

Delegar y vivir este proceso de forma tranquila es el mejor dinero invertido. Nosotros nos ocuparemos de todo y sólo te comunicaremos las soluciones. Tendrás un único interlocutor durante todo este proceso y te facilitará mucho todo el camino  que ya de por sí es tedioso (teniendo en cuenta además que no os encontraréis en vuestro mejor momento anímico).

Empieza a prevenir, delega en un Wedding Planner

Está claro que no podéis encargaros personalmente de todos los percances que puedan pasar en vuestro gran día: tenéis que aprender a delegar en profesionales.  No debes arruinar la boda a ningún familiar no cualificado ¡ellos también querrán disfrutar del día! Y está claro que hay muchas cositas que pueden fastidiar vuestra boda: saber actuar y estar preparados para ello sin que vosotros os enteréis de nada es invertir en vuestra tranquilidad ¡porque os lo merecéis!

¡Deja que tengamos todo controlado y ayudaros a que vosotros y vuestros invitados sólo estéis pendientes de disfrutar de todo lo que, con tanta ilusión y dedicación, habéis organizado para vuestro día!  Es el primero de vuestra nueva vida juntos ¡empezad con ilusión y sin sobresaltos innecesarios! 

¿Quieres que te cuente más sobre nuestro servicio de coordinación y cómo disfrutar de todo lo que has organizado? ¿Quieres dormir a pierna suelta sin pensar que el día de tu boda tienes que estar pendiente de todo y no vas a poder estar en todas partes? Sólo tienes que pinchar aquí y reservar una sesión conmigo, informativa y sin compromiso, y podremos conocernos y saber qué es lo que te preocupa y cómo puedo ayudarte. 

¡Feliz boda!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Reader Interactions

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen − four =

Soy Begoña fundadora de Love at Forty

Llevo trabajando más de doce años en empresas del sector privado, concretamente en el sector financiero,  con presupuestos, viabilidades económicas  de proyectos, manejando plazos de entrega y gestionando un gran estrés en épocas de cierre de año. Mi vena “Planner” es mi punto fuerte y se gestionar muy bien todo tipo de situaciones de estrés sacando el máximo partido a un presupuesto y el trabajo que ello conlleva.

No te lo pierdas

Apúntate a mi newsletter para recibir las últimas noticias de LOVE AT FORTY 

Categories
Abrir chat